AVISO DE COOKIESUtilizamos cookies propias y de terceros para fines exclusivamente internos y analíticos. Nos permiten recordar, controlar y entender cómo navegan los usuarios a través de nuestra web, pudiendo ofrecer un servicio en base a la información de navegación de usuario. Algunas de ellas pertenecen a terceros ubicados en países cuya legislación no garantiza un nivel adecuado de protección de datos. Haz clic aquí para más información sobre nuestra política de cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o configurarlas o rechazar su uso clicando en "Configurar".

Antonio Saura, CEO de la agencia de ventas española, analiza el reciente acuerdo con la productora colombiana 64-A Films para el desarrollo de contenidos de ficción y apuesta por sellar nuevos compromisos con América Latina

Latido Films apuesta por tejer alianzas internacionales para crecer en el mercado global obal

Desde su puesta en marcha en 2003, Latido Films se ha convertido en una de las principales agencias de ventas de contenido en español para el mercado internacional, exportando tanto cine de autor como cine enfocado a grandes audiencias, también películas de animación e innovadores documentales.

Entre los éxitos cosechados por Latido aparecen a menudo coproducciones participadas por los socios de la compañía, como la ganadora del Oscar “El secreto de sus ojos”, de Juan José Campanella, coproducida por Tornasol Films; “Ciudadano ilustre”, de Mariano Cohn y Gastón Duprat, multipremiada coproducción de A Contracorriente Films con Magma Cine, o la venta en todo el mundo del blockbuster español “Campeones”, de Javier Fesser.

En noviembre, la agencia con oficinas centrales en Madrid anunció una alianza con 64-A Films, la productora colombiana fundada por Diego F. Ramírez, para desarrollar, producir y distribuir series de ficción premium como respuesta a la ingente demanda de contenido por parte de las plataformas.

“El acuerdo con 64-A Films corresponde a una decisión estratégica de crecimiento futuro”, asegura Antonio Saura, CEO de Latido, que de esta forma da su paso más ambicioso hasta la fecha en su apuesta por la producción y distribución de contenido de ficción.

-PREGUNTA: Responde este acuerdo a su determinación por acceder al talento, independientemente del territorio en el que se encuentre?

-RESPUESTA: Si algo ha demostrado la “globalización” que ha impuesto la pandemia es que el talento ya es global, no solo nacional. Y por tanto da igual donde se encuentre: lo importante es desarrollarlo y apoyar para que tenga oportunidad de darse a conocer en el mundo, con todas las posibilidades que ahora se abren: desde el “micro” al “macro” mercado, desde la plataforma local a la multinacional, de la cadena regional a la mundial.

La ficción, en todas sus variantes, desde el cortometraje hasta la serie de larga duración de calidad, es en realidad el mismo producto con duraciones y financiaciones diferentes. Este año Latido, por primera vez, ha acogido dos cortometrajes en su catálogo, y ahora amplía su oferta con ficciones televisivas, pero seguimos apostando por lo mismo: ficción de calidad, creadores con un fuerte sentido de innovación, pluralidad de géneros, y por tanto una oferta variada y muy competitiva en el mercado global.

-P.: Latido ya mantenía un vínculo cercano con 64-A Films tras comercializar con éxito títulos como “Killing Jesus” o “Lavaperros”...

-R.: En realidad, este acuerdo sería el resultado de muchos factores: el encuentro entre dos empresas que ya tienen un pasado de colaboración y quieren extenderlo; el análisis de la evolución reciente del mercado y cómo puede una agencia de ventas internacional transformarse más aún en un aliado de los productores en el complejo viaje de la financiación y comercialización de sus películas y series, y por supuesto, la identificación de un talento magnífico con el que nos gusta mucho colaborar.

Ayuda también el hecho de que Latido tenga una oficina en Colombia desde hace años y que se haya, por tanto, reforzado la colaboración con un país que ofrece un talento enorme que admiramos.

En Latido entendemos que el proceso de la comercialización de una serie, al igual que el de una película, es mejor iniciarlo cuanto antes, y en ese sentido, al igual que llevan haciendo desde hace años los estudios americanos, por ejemplo, involucrarse desde el inicio parece la mejor manera de conseguir los mejores resultados en el posicionamiento en el mercado. Nos parece que en el universo de la ficción televisiva cuando antes se esté pensando en marketing y venta, mejor. Y si todo esto se hace con un equipo maravilloso como el de 64-A, con quienes nos une una muy buena colaboración desde hace años, el camino es, además, tremendamente estimulante.

-P.: En España, el acceso al talento para la creación de series premium parece cada vez más concentrado en productoras vinculadas a operadores SVOD y grandes canales de TV...

-R.: No es un fenómeno nuevo, sino la continuación de lo que ya se daba históricamente en el mercado español (y en el europeo de alguna manera). No olvidemos que el mercado evoluciona en España desde una televisión única y soberana a un espacio controlado por tres grandes grupos que funcionaban, básicamente, de manera similar a la televisión única y competían por el mismo espacio y las mismas audiencias. Y ahora las multinacionales en forma de "plataformas" repiten el mismo modelo de gestión de la propiedad intelectual, si no lo amplifican, al funcionar con criterios de Hollywood.

No hay, por tanto, como hubiera sido lo lógico en un mercado más abierto a la competición, mucha innovación en la relación entre operadores y productores independientes en cuanto a los derechos internacionales, que son gestionados directamente por los operadores en la mayoría de los casos. Se puede afirmar que España es desde hace tiempo un mercado muy controlado y por tanto muy complicado para aportar nuevas miradas.
Pero es que además es un proceso de lo más lógico, por cuanto la creación y producción de ficción es un proceso complejo y costoso y es normal que los operadores, sean del tipo que sean, se apoyen en empresas que ya gozan de experiencia y capacidad financiera y acceso al talento.
Lo que sucede aquí es el resultado de la propia evolución del mercado nacional, el propio tamaño del país, que hizo que en su momento fuera autosuficiente y no mirara hacia el exterior, el número limitado de oferta televisiva siempre controlada por concesiones, etc.. Es decir, todo el proceso de evolución histórica del mercado de la ficción en España que implicaba que, básicamente, el productor desarrolle y una vez desarrollada la serie, se ponga enteramente en manos de un operador que la financia y se queda la propiedad y todos los derechos incluyendo la internacionalización. Lo que, además, durante años ha sido un sistema eficaz y rentable para todos los involucrados y permitió el crecimiento de grandes grupos.

Todo esto, en lugar de reforzar la capacidad de gestión del productor independiente español, permitiendo explotar los derechos internacionales, parece que ha reforzado una colaboración entre grupos ya establecidos, operadores ya existentes y plataformas que acumulan todos esos derechos, o los ponen en manos siempre de los mismos.

En definitiva, la decisión final sobre los contenidos se toma localmente por los operadores, y el mercado internacional no es un elemento que se considere "a priori" o ya es un mercado "cautivo" en la estrategia de financiación del producto local. De ahí que no pensemos que España sea, de momento, un territorio abonado para lo que estamos planteando hacer en América Latina.

-P.: Sin embargo, la ficción hecha en España se ha convertido en un contenido más universal que nunca...

R.: Las cosas han ido cambiando y más que cambiarán a medida que el mercado evoluciona: la entrada de algunas plataformas multinacionales en el mercado y el muy merecido éxito de algunas producciones nacionales ha permitido romper la barrera del idioma y demostrar que el creador nacional es tan bueno y tan competitivo en el mercado internacional como cualquiera. Esto es un mercado en continua evolución y sería absurdo aplicar el "de esta agua no beberé". Pero no parece que el momento haya llegado para que Latido se involucre en el mercado nacional. Además, están los socios de Latido, que ya son importantes players en el mercado nacional y tendrían prioridad sobre cualquier acción nacional que se plantee.
No ocurre lo mismo en América Latina, donde ya gozamos de una larga tradición de presencia en largometrajes, tenemos una estupenda relación con los operadores nacionales y multinacionales y un talento que aprecia y valora el trabajo que hacemos juntos para magnificar los resultados de sus películas. El paso a la colaboración en el desarrollo de ficciones de mayor duración era más fácil de dar.

Pero es que, además, no podemos olvidar que aunque Latido nace sobre todo como vendedora de largometrajes tanto de ficción como documentales o animación, en el ADN de la empresa ha habido y hay una fuerte relación con la producción televisiva, desde el muy destacado papel de alguno de los socios, como Zebra y Tornasol, que tienen series vivas en emisión en todo tipo de canales o plataformas, o A Contracorriente, que comercializa y conoce muy bien el sector. Sin olvidarnos que yo mismo, en mis años como ejecutivo de Zebra, la empresa que fundé y de la que fui socio durante 15 años, tuve un papel relevante en el desarrollo de muchos de los proyectos que pusimos en marcha en aquel tiempo, y no sólo de cine.

-P.: ¿Hay más acuerdos de este tipo que hayan firmado o tengan previsto firmar próximamente?

-R.: ¡Por supuesto que habrá más acuerdos!, pero tampoco vamos a precipitarnos. Los acuerdos a los que lleguemos estarán basados en los mismos criterios y planteamientos que lo que hemos avanzado con 64-A, es decir: partir de una relación existente, respeto y admiración por el talento que se aporta, colaboración desde el inicio mismo del proceso y trabajo en común para magnificar los resultados, aportando cada cual su conocimiento. Es decir, un "win win".

Vamos, como hemos dicho, a priorizar el trabajo en América Latina, en aquellos territorios que ya saben de nuestros resultados y el servicio que aportamos a los productores, y veremos cómo vamos abriéndonos a todo tipo de colaboraciones. Lógicamente, España, como ya he dicho, es más territorio de los socios de Latido, con los que sería absurdo competir. Propondremos sinergias si los intereses coinciden.

Esto no es sino un paso más, muy meditado, de hacer crecer a Latido en un momento donde se está redefiniendo el papel de las agencias de ventas internacionales. Y por supuesto, creemos que es un paso en la dirección adecuada.