Use cookiesUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Al interactuar con nuestra web, autorizas su uso. Más información en Política de Privacidad y Cookies.

El cortometraje “Homeless Home”, de Alberto Vázquez, logra el premio del jurado en Annecy online

Valoración comercial. Primer Semestre (III) “Klaus” y “Buñuel en el laberinto” impulsan la internacionalización de la animación

El reciente protagonismo de los largometrajes “Klaus” y “Buñuel en el laberinto de las tortugas” en los principales eventos internacionales ha contribuido a impulsar el interés global por la animación española.

Paralelamente, el sector de la animación se ha sobrepuesto al impacto que el COVID-19 ha dejado en todos los ámbitos del audiovisual, demostrando “una fortaleza y una gran capacidad de reacción y adaptación a esta nueva situación”, en palabras de Nicolás Matji, presidente de Diboos, federación que engloba al 80% de las productoras de animación y efectos visuales.

Klaus”, largometraje de animación coproducido por The SPA Studio y Atresmedia Cine para Netflix, ha marcado un hito en la trayectoria de una industria cuya facturación proviene ya en un 70% del exterior.

El film de Sergio Pablos resultó el gran triunfador en la gala de los Premios Annie en enero, logrando siete galardones, entre ellos el de mejor film de animación. En febrero, fue reconocido con el BAFTA y nominado al Óscar. Ya en junio, ganó el Premio Quirino al mejor largometraje de animación iberoamericano.

Entre los reconocimientos logrados por “Buñuel en el laberinto de las tortugas” el pasado año figuran el premio del jurado en Annecy y el premio especial del jurado en el Animation Is Film Festival de GKIDS, en Los Ángeles.

La distinguida carrera por festivales de la película dirigida por Salvador Simó continuó en diciembre con el premio a mejor película de animación de la European Film Academy. Ya en 2020, “Buñuel en el laberinto de las tortugas” obtuvo el Goya al mejor film de animación.

Películas complementarias

Una coproducción España-Holanda, con un presupuesto de 1,8 millones de euros, “Buñuel” fue obra de las empresas españolas Sygnatia, The Glow Animation Studio y Hampa Studio en asociación con la holandesa Submarine. Contó además con el apoyo de operadores como Movistar Plus, TVE, Telemadrid, Canal Extremadura y Aragón TV.

“Son dos películas complementarias. 'Klaus', una animación familiar y 'Buñuel' es más arthouse, pero ambas se pueden producir siempre que las ajustes al mercado que tienes”, explicaba en junio el productor de “Buñuel” Manuel Cristóbal, cuyo bagaje incluye ya otros éxitos como “Arrugas” o “El lince perdido”, en un encuentro sobre animación en el marco de los Villanueva Showing Talks.

Ambas películas ilustran modelos de explotación diferentes. Con distribución de Netflix, “Klaus” se lanzó el 15 de noviembre para competir globalmente con los grandes títulos animados de Hollywood coincidiendo con la campaña navideña.

Durante el primer mes la película se vio en unos 30 millones de hogares de todo el mundo, lo que la sitúa entre las producciones originales más exitosas del servicio de streaming, según datos ofrecidos por Reuters en diciembre.

Por su parte “Buñuel”, comercializada internacionalmente por Latido Films, ha ido sumando nuevos acuerdos de ventas internacionales hasta alcanzar los 40 territorios vendidos. De su gran aceptación internacional da cuenta el hecho de que se haya estrenado en salas en países como Italia, distribuido por Draka Cinema; Francia (Eurozoom), Alemania (Arsenal), Rusia (Russian Report), Benelux (Periscoop Films), USA (Gkids), además de su venta al Canal Arte. Próximamente será distribuida en México por Tulip Pictures.

SPA: De estudio boutique a gran productora

“Klaus” ha supuesto también un hito para sus propios creadores, The SPA Studios, el estudio de animación 2D madrileño que Sergio Pablos -creador también de “Gru, mi villano favorito”- fundó junto a la productora Marisa Román en 2004.

“La experiencia con 'Klaus' ha sido muy enriquecedora y sobre todo diferente a lo que veníamos haciendo hasta ahora. Éramos un estudio de servicios o de creación de ideas originales que luego vendíamos a otros productores. La diferencia es que Netflix creyó en nosotros a la hora no solamente de crear la idea sino también de producirla internamente. Siempre quisimos hacerla en España y lo único que tuvimos que hacer fue crecer desde un estudio boutique con 20-40 personas hasta los 300 que hemos sido, sin contar outsourcing”, explicó Román.

Este momento de auge internacional subraya el talento y potencial humano de la animación española. En su reciente encuentro virtual de los Villanueva Showing Talks, ambos productores coincidieron en que lo ideal sería aprovechar la actual coyuntura para lograr una consolidación del tejido industrial.

“Ahora mismo España ya está en el tablero internacional y es algo que hay que aprovechar. Hay ya desgravaciones fiscales que pueden llegar a más de diez millones de euros por película. Con estas desgravaciones sería posible que los estudios españoles pudieran enlazar una película con otra”, aseguró Cristóbal.

En la lista de reconocimientos cosechados recientemente por la industria de la animación destaca también el premio del jurado de la edición online de Annecy logrado por el cortometraje “Homeless Home”, coproducción España-Francia dirigida por Alberto Vázquez y producida por el estudio bilbaíno Uniko.