España ha pasado a contar con uno de los incentivos para rodajes internacionales más atractivos de Europa

Nuevos incentivos fiscales (I). Las grandes producciones internacionales invertirán más tiempo y dinero en España

El pasado 5 de mayo el Consejo de Ministros aprobó un amplio paquete de nuevas medidas de apoyo al audiovisual para hacer frente a la crisis derivada del COVID-19. Entre ellas, el aumento de un 5% en la deducción para las empresas encargadas de dar servicios a producciones internacionales, y, lo que es aún más determinante, el límite de devolución del gasto realizado en España pasa de tres a 10 millones de euros.

Este incentivo fiscal, al que tendrán acceso producciones extranjeras de largometrajes, series de televisión, películas de animación y documentales, se sitúa ahora por tanto en un 30% para el primer millón de euros invertido en España y un 25% para el resto del gasto.

El incentivo para los rodajes internacionales en las Islas Canarias se ha convertido en uno de los más atractivos de Europa, ya que llega al 50% para el primer millón de euros y al 45% para el resto del gasto realizado en España. Está pendiente de aprobación una normativa ad hoc que eleve el límite de la devolución hasta los 18 millones de euros.

Gran alegría y alivio

El sector de las empresas de servicios para la producción internacional ha acogido estas medidas con gran alegría y una clara sensación de alivio, al tratarse de una reivindicación que venían planteando desde hacía muchos años.

El anterior incentivo no podía competir con los que ofrecen en otros territorios europeos a la hora de atraer grandes rodajes internacionales.

“Sólo las estupendas localizaciones y los excepcionales equipos técnicos del país lograban atraer este tipo de proyectos que, lamentablemente, por cuestiones de financiación, sólo rodaban una parte pequeña de la producción”, explica Adrián Guerra, fundador de Nostromo Pictures y presidente de Profilm, asociación que agrupa a las compañías españolas vinculadas a la producción internacional.

Y añade: “Además, con la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, la medida ha supuesto que algunas empresas hayan decidido no cerrar al saber que iban a contar con nuevos proyectos en unos meses”.

Con el nuevo incentivo, los productores internacionales podrán invertir en torno a 40 millones y recibir el tope de devolución de 10 millones, un margen que sin duda generará más trabajo durante más tiempo y no pequeñas participaciones en grandes proyectos como venía siendo habitual.

“Tras la reforma del incentivo, España se posiciona como un destino de rodaje altamente competitivo y rentable para la industria internacional y, entre ella, la norteamericana”, asegura Carlos Rosado, presidente de Spain Film Commission.

“Estamos firmando ya contratos con productoras internacionales que se han sentido atraídas por el incremento del incentivo”, dice Peter Welter, CEO de Fresco Film, la compañía que ha dado servicio en España a grandes rodajes como el de la serie “Juego de Tronos”.

Proyectos de grandes dimensiones

Rodar en Canarias cuenta con especiales condiciones para acceder a los incentivos fiscales ya que cumple las condiciones de territorio insular y ultraperiférico que exige la Comisión Europea para permitir el incentivo.

En los últimos años, Canarias ha acogido diversos proyectos internacionales de grandes dimensiones, atraídos por el incentivo fiscal, como “Jason Bourne”, “Han Solo: A Star Wars Story”, “Wonder Woman 1984”, “The Eternals” o “Rambo V: Last Blood”.

“Este incremento de los incentivos, acompañado además por otros factores también importantes como son la variedad de localizaciones, nuestro clima o nuestros profesionales, entendemos que se traducirá en una mayor llegada de rodajes a las Islas”, señala Natacha Mora, coordinadora de Canary Islands Film.