Use cookiesUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Al interactuar con nuestra web, autorizas su uso. Más información en Política de Privacidad y Cookies.

Continúa la ola de consolidación en la producción televisiva

La Sala

Sólo unas semanas después de comprar Endemol Shine Group, el gigante francés Banijay se hacía con la productora italiana Funwood Media, cuya división española, Funwood Media Ibérica, ha coproducido, entre otros títulos, “La sala”, serie adquirida por HBO en España que comercializa Newen. Este ha sido uno de los movimientos corporativos más recientes en este mercado, dentro de una tendencia imparable en Europa: la concentración en el sector de la producción de contenidos de televisión.

Dentro del plan de crecimiento en España, Banijay selló el pasado año un acuerdo de colaboración con la empresa gallega Portocabo (“Hierro”), tras integrar en años previos compañías como Cuarzo Producciones (“Cuarto Milenio”) y Dlo/Magnolia (“La Caza. Monteperdido”).

Otro de los grupos que también está reforzando su presencia en el mercado es Beta Film, productora y distribuidora alemana que desde septiembre opera en los ámbitos de la ficción y el entretenimiento asociada con el productor Javier Pérez de Silva a través de Beta Entertainment Spain, después de respaldar financieramente a la productora Señor Mono.


Atraer a la industria internacional


El momento que vive el mercado español atrae sin duda a la industria internacional. Entre otras razones, por la gran relación calidad-precio de los servicios de producción, el reconocido talento creativo y técnico, cultivado a lo largo de décadas compitiendo en el exigente primetime televisivo, y el éxito de la ficción española en el mundo de la mano de series como “La casa de papel” o “Élite”.

El sector está incrementando su volumen de producción -según PWC el número de series producidas creció un 53% en el periodo 2015-2018- por el impacto sobre todo de operadores como Netflix, Movistar Plus, Atresmedia, Amazon o HBO, a los que se sumarán otros como Disney+, WarnerMedia, Apple TV o Viacom más pronto que tarde.

Anunciada en septiembre, la alianza entre dos colosos locales como Telefónica-Movistar y Atresmedia para la creación de contenidos intenta aunar talento y recursos para ganar escala y ser más competitivos internacionalmente. El acuerdo, aún pendiente de recibir luz verde por parte de las autoridades de la competencia, busca dinamizar el sector audiovisual promoviendo coproducciones o produciendo para terceros. No parece tanto un movimiento para competir con las plataformas globales SVOD sino más bien para convertirse en destacado proveedor de ellas.


Nuevas posibilidades de crecimiento


Desde mayo de 2015 el grupo francés Lagardère Studios es socio de referencia de Boomerang TV, productora de programas de entretenimiento como “La voz” y series como “El secreto de Puente Viejo”, abriendo nuevas posibilidades de crecimiento y expansión. Así, su división de ficción prepara el drama de época "Inés del alma mía", en coproducción con RTVE y Chilevisión, y participa junto a Atresmedia Studios en la adaptación de la novela “La templanza” para Amazon Prime Video.


Lagardére reforzó en octubre su presencia en España con la adquisición al Grupo Godó de la barcelonesa Veranda TV, en la que ya participaba. Veranda es responsable de la ficción “Merlí” de TV3, cuyo spin-off, “Merli: Sapere Aude” es una producción original de Movistar Plus.


Más ventanas que nunca
 


Para las producciones españolas, el panorama ofrece más ventanas potenciales que nunca, aunque los presupuestos, cuando se trata de afrontar proyectos de alcance global, resultan cada vez más altos.

“En España hay mucho talento para producir contenidos, pero no es fácil encontrar financiación, de ahí la búsqueda de grupos que puedan respaldar la inversión necesaria”, asegura Pérez de Silva.

El sector cambia a gran velocidad y las compañías, tanto grandes como pequeñas, están obligadas a adaptarse con agilidad. En su búsqueda de financiación, los independientes están apostando por diferentes fórmulas. Así, Plano a Plano, productora de series como “El Príncipe” o “Allí abajo”, emitidas respectivamente por Mediaset España y Atresmedia, ha optado por la coproducción con Turquía, en una alianza a tres bandas con la productora Tims & B Productions y la poderosa distribuidora Inter Medya, que asegura la presencia de sus producciones en 190 países. “Hoy día hay que buscar alianzas potentes en mercados más allá del nacional para poder hacer proyectos competitivos que interesen a cada vez más audiencias”, indica Emilio Amaré, director general y socio de Plano a Plano.

Muchos independientes utilizan los ingresos generados por encargos de producción de series originales para grandes operadores para invertirlos después en coproducciones donde sí tengan opción de retener IP. Onza Entertainment, coproductora entre otros éxitos de “El Ministerio del Tiempo” y “Hernán”, ha apostado por la fórmula de la multiventana, que facilita el acceso a contenidos de calidad con una inversión razonable, reteniendo parte de la IP en coproducciones como “Pequeñas coincidencias”, junto a Amazon, Atresmedia Studios y MedioLimón.


Para The Mediapro Studio, lanzado en marzo por el poderoso grupo barcelonés Mediapro, con intereses en la gestión de derechos deportivos y los servicios de producción, el acceso al talento es la batalla clave para lograr el éxito en la producción de series. Esa es probablemente la razón por la que ha ido firmando contratos exclusivos con talentos tanto nacionales (Javier Olivares, Fernando González Molina) como internacionales (Ram Tellem, Daniel Burman) en los últimos años. Con gran capacidad de financiación, The Mediapro Studio produce actualmente unas 34 series, invirtiendo recursos propios en el desarrollo de las mismas. Dentro de sus ambiciosos planes de crecimiento, el grupo no descarta hacerlo también de manera inorgánica. “En nuestro ADN está permanecer siempre atentos a oportunidades que puedan surgir en el mercado, y más cuando la dinámica propia es la consolidación y la necesidad de adquirir escala y fortalecer estructuras”, comenta Javier Méndez, director global de contenidos de The Mediapro Studio.